Empieza el día con muy buena energía

Feliz jueves amigos y amigas, ¿Quién no conoce el refrán de “a quien madruga Dios le ayuda”?

Quizá eres de esas personas a las que se les pegan las sabanas por la mañana, pero lamento decirte que a pesar de que hay biorritmos nocturnos y otros matutinos, madrugar es bien.

Lo dicen los expertos y un montón de estudios. No vengo a contarte que te levantes a las 5 de la mañana para hacer yoga y organizar tu agenda que si lo haces, ¡genial! Vengo a contarte que sea la hora a la que sea a la que te levantes, lo hagas con energía, con buena energía. Y se puede y sí, depende de ti querida.

Echando de menos rutinas…

Empieza el día con muy buena energía

No quiero repetirme con el tema del Covid y todo lo que hemos vivido y estamos viviendo, pero es que es inevitable. Nos ha cambiado la vida tela telita.

Pero como siempre y como en todo, a algunos más que a otros.

¿Teletrabajar mola? Pues depende, quizá para ti es un planazo porque te gusta estar en casa o porque puedes combinarte el trabajo para pasar más tiempo con la familia, pero quizá no te mola tanto. Quizá te gustaba levantarte por la mañana, vestirte para gustarte y gustar, maquillarte, enjoyarte y encontrarte con los compis en la cafetería de la esquina de la ofi para tomar algo, entrabais entre risas, hacías las pausas casi obligadas entre reunión y reunión, comida de tuper salvo el viernes que ¡todos a comer por ahí! … ¿Sigo? Pues claro, esos días, esos planes molaban también mucho y a veces levantarse para quedarse todo el día solo o sola en casa como que da pereza.

Pero tengo buenas noticias, puedes llevar un día con energía a tope. Eso sí, necesitarás esforzarte un poco. Pero si lo sigues al pie de la letra verás como sí.

Un día interesante por delante

Puede parecer obvio, pero para empezar el día con ganas y energía debemos levantarnos sabiendo que tenemos por delante un día genial. ¿Si no porque íbamos a levantarnos con ganas?

Para que tu día empiece más que bien debes prepararte el día anterior.

Vamos a ver que aspectos debes tener en cuenta.

  • Separa o divide el día en bloques dejando muy claro que tiempo es de trabajo y que tiempo es de ocio.
  • Elige de manera detalla el ocio que vas a llevar a cabo el día siguiente.
  • Para evitar que cada día se parezca al día de la marmota, define ocio y tareas para días específicos. Por ejemplo: lunes cocinar, martes y jueves, deporte, miércoles limpieza.
  • No olvides elegir tus looks para trabajo y para tiempo en casa.

Un día perfecto

joyas maria pascual

Voy a compartir unas posibles rutinas.

8:00 a 9:00 suena el despertador; elige un tono que te motive. Si tomas suplementos o vitaminas que necesitan tomarse en ayunas, tómalos cuanto antes. Después a la ducha. Si eres de albornoz desayuna con él, si prefieres vístete.

Hazte el desayuno. Evita bollerías y cosas rápidas. Hazte un sandwich con hummus y ensalada, un zumo de frutas, tortitas, pan con tomate y queso, lo más te guste.

Vístete con el look que has preparado el día previo, un look de trabajo. No importa que nadie vaya a verte o que lo hagan de cintura para arriba, vístete. Perfúmate, maquíllate y enjóyate. Te aconsejo que elijas este precioso sello con tu inicial. Te dará fuerza cada vez que lo veas.

9:00 a 10:00 si no has tomado aún tú té o café es momento de tomarlo. Elige música relajante y coge tu agenda. Repasa tu día para que esté todo bien organizado y agendado. Puedes ir abriendo tu ordenador para que vaya cargando y puedes prepararte la taza (elígela bien) que te acompañará en la jornada laboral con alguna infusión.

10:00 a 14:00 ¡a trabajar! Si tienes un descanso específico de 15 minutos, ¡tómatelo! Baja la luz del ordenador, ves al baño, lávate las manos, refréscate, perfúmate de nuevo y toma algún snack rápido como unos frutos secos o una fruta. Si te quedan unos minutos sal al balcón o terraza si tienes, en caso de no tenerlo bájate a la calle aunque sea para dar la vuelta a la manzana.

14:00 a 15:00 tiempo para ti. Si haces jornada partida es de vital importancia que emplees bien esta horita para ti. Puedes  cocinar y comer super tranquila y relajadamente disfrutando cada bocado o dejarte la comida medio preparada la noche anterior y comer más rápido para poder hacer ejercicio, alguna llamada virtual, ver una serie, …

Si vas a hacer ejercicio, cámbiate de ropa y date una ducha rápida para volver al trabajo renovada.

15:00 19:00 ¡a trabajar! La jornada de la tarde, a veces es más densa que la de la mañana. Para ello, intenta tener 5 minutos para respirar tranquilamente, prepararte alguna bebida que aporte energía y un buen snack como una onza de chocolate negro.

Empieza el día con muy buena energía

19:00 a 20:00 tiempo para ti. ¡Disfrútalo! Quítate la ropa del trabajo, guarda tu sello en su joyero y si te apetece haz algo de ejercicio, es un buen momento. También puedes aprovechar para hacer algún recado, compra, ordenar algo de la casa, cocinar algún bizcocho para el desayuno o el snack.

20:00 a 21:00 rutinas de noche. Es fundamental que tengas una buena rutina para descansar bien. Lávate bien la piel del rostro, hidrátala, aplica algún serum o mascarilla. Una ducha caliente es perfecta para relajarnos, después elige un pijama suave. Hazte una cena apetitosa, pero digestiva como un puré, una tortilla, una ensalada, pollo a la plancha, … Cena y relájate leyendo un buen libro. Puede ser libro o e-book para seguir formándote.

Aún te quedará un rato hasta la hora de acostarte para hacer algo que te apetezca, pero no te acuestes muy tarde.

Este ejemplo lo puedes adaptar a cualquier tipo de jornada laboral, lo importante es siempre organización y dejar un tiempo para cada necesidad.

Gracias por estar aquí, nos vemos el próximo jueves :)

Share this post

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.